Noticias

University of bristol robotics



diciembre 12, 2022

Máster en Robótica en Bristol

ResumenEn los entornos hostiles del CERN y otras instalaciones científicas similares, disponer de un sistema robótico móvil fiable es esencial para ejecutar con éxito las misiones robóticas y evitar situaciones de recuperación manual de los robots en caso de que el robot se quede sin energía. Debido a las limitaciones medioambientales, estos robots móviles suelen funcionar con baterías, por lo que la gestión y optimización de la energía es uno de los principales retos en este campo. La capacidad de conocer de antemano la energía que consumen los distintos elementos del robot (como la locomoción, los sensores, los controladores, los ordenadores y la comunicación) permitirá flexibilizar la planificación o la gestión de las tareas que debe realizar el robot.

Uwe robotics

Kate Devlin (born Adela Katharine Devlin) is a British scientist specializing in artificial intelligence and human-computer interaction (HCI). She is known for her work in human sexuality and robotics, was co-chair of the annual Love and Sex With Robots convention in 2016 in London, and founder of the first sex technology hackathon held in 2016 at Goldsmiths, University of London.[1][2][3]

She is a senior lecturer in the Department of Computer Science at Goldsmiths, part of the University of London, and is the author of The Brightness of Things: An Adventure in Light and Time, as well as a number of academic papers.

Devlin began her undergraduate career in the humanities and graduated from Queen’s University Belfast in 1997 with a BA (Hons) degree in archaeology. After deciding that archaeology presented him with few future prospects, he returned to university to study computer science and, in 1999, obtained an MSc in that subject. He then moved to the University of Bristol, where in 2004 he obtained a PhD in computer science.

Ranking de robótica de la Universidad de Bristol

La Universidad de Sevilla (USE) se fundó en 1505. Es la tercera universidad más grande de España, con más de 60.000 estudiantes, 400 grupos de investigación, casi 4.500 investigadores/profesores y cerca de 7.500 publicaciones científicas anuales de impacto internacional.

El papel principal de USE en el Proyecto SIAR será la aplicación de comunicaciones, integración de sensores robóticos y filtrado para la localización y mapeo fiable de robots durante inspecciones y tareas de monitorización. USE cuenta con una amplia experiencia en sistemas de localización y detección de robots tanto en exteriores como en interiores. En los últimos 10 años, USE ha participado en varios proyectos europeos en los que se ha abordado directamente la localización de robots para sistemas terrestres y aéreos, como el proyecto AWARE del 6PM (http://www.aware.eu) para la cooperación de vehículos aéreos no tripulados con redes inalámbricas terrestres y robots, el proyecto ARCAS del 7PM (http://www.arcas-project. eu/) para la manipulación de robots aéreos o la red de excelencia CONET del 7PM (https://www.cooperating-objects.eu/) para la localización de robots y redes de sensores, y numerosos proyectos financiados a escala nacional y regional, como el proyecto AEROSENS para la integración de robots aéreos y terrestres con redes de sensores o el proyecto CLEAR para robots aéreos de larga duración.

Dirección del laboratorio de robótica de Bristol

Formación de formas en los enjambres de robots. Los experimentos completos duraron una media de tres horas y media. Inspirados en la biología, los robots almacenan morfógenos: moléculas virtuales que transportan la información de modelado. Los colores indican la concentración de morfógenos de cada robot: el verde indica valores muy altos de morfógenos, el azul y el morado valores más bajos, y la ausencia de color indica la ausencia virtual del morfógeno en el robot. La concentración de morfógenos de cada robot se transmite a los robots vecinos en un radio de 10 centímetros. El patrón general de manchas que surge impulsa la reubicación de los robots para que crezcan protuberancias que sobresalgan del enjambre. Vea un vídeo más largo: https://youtu.be/bEm-fXkLw7g.

La única información que el equipo instaló en los robots del tamaño de una moneda fueron reglas básicas sobre cómo interactuar con los vecinos. De hecho, programaron específicamente los robots del enjambre para que actuaran de forma similar a las células de un tejido. Esas reglas «genéticas» imitan el sistema responsable de los patrones de Turing que vemos en la naturaleza, como la disposición de los dedos de una mano o las manchas de un leopardo. De este modo, el proyecto aúna dos de las fascinaciones de Alan Turing: la informática y la formación de patrones en biología.

You Might Also Like